Peligro de extinción

Señor Cañete y tapa, ministro hambriento. 

Existe en la avifauna europea en general  y en la española  en particular una especie poco protegida que corre un grave riesgo de extinción: el político. Siglos atrás, entre la época jurásica y la burbuja inmobiliaria, año arriba año abajo, la especie poblaba sin ningún tipo de problemas el vasto territorio ibérico. Sin embargo, con la llegada de Zapatero y la  posterior cancelación de Ana y los 7 apareció, el voraz depredador del colapso financiero para dejar medio en cueros al político español.

Aunque, como  suele pasar en estos casos, el problema afectó primero en las hembras, la epidemia de la miseria ha corrido como la pólvora en el ecosistema de la cámara baja. Si ya hace unos años Esperanza Aguirre anunció que con su pensión de senadora y su sueldo de presidenta de la comunidad de Madrid no le alcanzaba para pagar con solvencia el recibo de la electricidad de su nido-palacete de Malasaña,  Collarte (diputado  por el PP) es ahora la nueva víctima de la barbarie liberal que obliga a los jefes de Estado a trabajar cuando «otros estarían de baja». El político gallego asegura que las pasa canutas para llegar a fín de mes con sus 5.100 euros, y no me extraña. Animalico.

Me gustaría limpiar mi conciencia de niño rico con un llamamiento de alerta al siempre despreocupado pueblo español. Amigos que nadáis en la abundancia, cada mañana al levantaros o al dejaros las patatas que van con la guarnición del filete del asador donostiarra pensad que para algunos la cosa está muy mala.  Hagamos algo antes de que en Génova les de por hacer alguna locura para salir adelante. Qué se yo, presentarse a la Ruleta de la Fortuna o poner a hervir las gaviotas para poder comer.

Pensad además que la situación, lejos de mejorar, empeorará en breve. El calentamiento global, que ha empezado hoy mismo en las bolsas testiculares de millones de electores, hará que nuestros queridos políticos sufran cada día un poco más para poder sacar adelante a sus familias. Qué será de los Fabra, de  los Aguirre, de los Chávez  o de los Collarte si no les protegemos.  Recordad: hoy por ti, mañana ya veremos.

27. agosto 2012 by Carlos Torres
Categories: Sin categoría | Leave a comment

Leave a Reply

Required fields are marked *