Si uno solo lo pide

companys

A menudo la música es un último refugio de la identidad. Anoche volví a escuchar un programa de Documentos RNE del año 2009 sobre la resistencia española en la Segunda Guerra Mundial. Mi parte favorita es cuando un miliciano catalán cuenta su pequeña gran historia. En 1940, en su lucha contra el fascismo, al entonces joven revolucionario la resistencia francesa le habían encomendado la labor de custodiar a un hombre trajeado que de tan muerto de miedo como estaba no sabía ni explicar cómo se llamaba. Varias veces habían intentado hablar con él  hasta la desesperación pero, ante el silencio, la solución más sensata era trasladarlo hasta otra ciudad en la que pudieran hacerse cargo del  hombre y volver cuanto antes a la guerrilla de liberación. En mitad de aquel camino, el miliciano, quién sabe si para alejar las sombras de su valentía o para hacer más llevadero el camino, comenzó a cantar una sardana. «Per tu ploro», recuerda en el documental. Al enajenado se le iluminaron los ojos y acto seguido se unió a viva voz al coro. La música le había devuelto su identidad en el último instante, recuerda el resistente.

No sería la única sardana que se oyera en la batalla, muchos otros catalanes lucharon en Francia contra el fascismo, algunos con sus balas y otros, como el presidente democrático de Catalunya, Lluis Companys, con sus palabras. Cuando Franco había ganado la guerra y la mayor parte de los políticos e intelectuales se habían exiliado, Companys se quedó en Francia. Pensaba el catalán que la mejor forma de ayudar a su tierra era hacerlo desde cerca. No era el único motivo,  a Companys también le movían causas más personales. En Francia estaba internado uno de sus hijos, un esquizofrénico que necesitaba de atención médica y al que, en el estruendo de los bombardeos,  Companys había perdido la pista.  Su búsqueda desesperada le llevó a ser apresado por la Gestapo que lo entregó al régimen de Franco. Es de sobra conocido lo que pasó después y cómo Companys de convirtió en el único presidente democrático europeo fusilado por el fascismo. Hoy, el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya ha anunciado que no basta con la atención individualizada, si un solo padre pide que a su hijo se le den las clases en castellano, todos los alumnos tendrán que recibirla en esa lengua. Los diputados del partido popular aplauden este paso atrás en la política de inmersión lingüística. Qué sabrán ellos de que, según asegura el miliciano con la voz quebrada, aquel hombre enajenado que recordó quién era al oír una canción en catalán era en realidad el hijo de Lluis companys. Per tu ploro.

12. abril 2013 by Carlos Torres
Categories: Uncategorized | 2 comments

Comments (2)

  1. Si uno sólo lo pide, privatizan hasta la madera.
    EL GOBIERNO PREPARA UNA LEY QUE PERMITA PRIVATIZAR TAREAS DE SEGURIDAD Y ORDEN PÚBLICO: http://marat-asaltarloscielos.blogspot.com.es/2013/04/el-gobierno-prepara-una-ley-que-permita.html

Leave a Reply

Required fields are marked *