España es relativa

La huelga en pie. @evix699 

Hoy he visto en el metro de Fontana como los hooligans de un partido político repartían claveles junto a un folleto donde se detalla su programa. Me pregunto qué tardará más tiempo en marchitarse, si las promesas o las flores. En el fondo, todos sabemos que no importa demasiado si no acaban cumpliéndolas porque Einstein es el santo patrono de la península Ibérica. Por eso,  todas las noches, antes de acostarse y después de rezar dos padresnuestros, las personas de bien como Cristina Cifuentes le ponen dos buenas velas a la relatividad. Es su forma particular de mentirnos.

En lo que a nosotros respecta, nos gusta vivir en el reino de lo relativo. Quizá por eso hemos puesto al mando al hombre que calificó uno de los mayores desastres naturales de la historia de España como hilillos de plastilina, y dejamos que nos representen partidos que después de siete años en la Moncloa se acuerdan ahora de los desahucios. La relatividad nos pone. OTAN ahora no, OTAN ahora sí, hasta los ateos más fervientes son fieles de San Depende.En nuestra vida cotidiana alquilamos zulos a los que llamamos “estudios ideales para parejas”,  rellenamos CV con nivel intermedio de English sólo porque vimos a Muzzy de pequeños y pensábamos que estamos guapos con bigote. La vida, ya se sabe, es según el cristal con el que uno la mira. Supongo que para el estanquero vivir entre cartones no debe de ser tan duro.

En ese aspecto, las huelgas son la máxima expresión de lo relativo, un parque temático del E=mc2. Y no sólo por el baile de cifras (la de ayer la secundaron entre una persona y mil millones).  Si no por la facilidad que tienen algunos para salir a los balcones y arengar su ejército de eufemismos. Cuando el Foro de la Familia salía a la calle para marchar contra el aborto era la voz del pueblo la que hablaba. Ahora que son los de otro tipo de flequillo los que se manifiestan,  “La normalidad”, “violentos piquetes” o “el derecho a trabajar” rellenan los huecos en blanco de plantilla para las crónicas de huelgas que se guardan bajo polvo en las redacciones de la derecha. Crónicas que, como la de Herman Tertsch en Telemadrid, se grabaron un día antes cual comida rancia precocinada. Ya se sabe, para la industria conservera capitalista la revolución es una lata.

Pero no sólo se ama lo relativo en el bando de la patronal, muchos revolucionarios de sobremesa, de esos que te amargan el postre con sus golpes de estado de Facebook, ayer fueron a trabajar como si fuera un día más porque la huelga no iba con ellos.  Y estoy convencido que no les faltará razón en su argumentario. Sin embargo, mientras la huelga es un derecho personal, la crisis es una estafa colectiva. Existen conceptos que escapan a la doble lectura: amnistía fiscal, rescate financiero, reforma laboral, desahucio… Las cargas las sufren la misma clase trabajadora que ayer se dividió en unos que no hicieron la huelga por miedo a lo que podrían perder y otros que no fueron a trabajar por la ilusión de lo que querían ganar. Otra vez se llevaron el gato al agua  los mismos: relativiza y vencerás.

15. noviembre 2012 by Carlos Torres
Categories: Uncategorized | 14 comments

Comments (14)

  1. Por favor, basta del topicazo de que Einstein dijo “todo es relativo”. Si no entiendo lo que dice E=mc^2, por favor, no use la ecuación, que nada tiene que ver con eso que usted llama relatividad.

  2. Anda LuisFA, que ves la paja ajena y no la viga que tienes en todo el ojo. El artículo está fantástico y no nos perdamos en las ramas y lo anecdótico.

  3. Claro, que aquí cada uno puede decir lo que le de la gana, parece; acogiéndome a esa Ley y leído este articulo, así entre líneas, parece que “relativamente” está bien pero sacar a los 30 años la “espinita” de la OTAN…,no tengo más que decir que el que ha escrito este articulo, “relativamente” es un Gilipol-las

  4. Divertida manera de literarizar el tan prosaico tema de las gafas de cristales opacos para ciertas longitudes de onda.

  5. Muy bueno, Carlos, muy bueno. Y no hagas caso de los que parecen cogérsela con papel de fumar.

  6. Visto que la huelga no la hice ni yo, que estaba de baja, y que en las manis estuvimos tres o cuatro (que no llegabamos ni siquiera a los cinco o seis de la consigna) lo unico relativo para la prensa nazional es si es “normal” detener a doscientas personas en un día de huelga. Aunque según sus calculos se ha debido detener a todos los huelguistas de Ejpaña! No, no, no eran huelguistas (no había tantos) esos desgraciados eran parados y sindicalistas liberados.
    Salud

  7. Por favor no ofendan a Einstein ni a su teoría de la relatividad comparándola con este país.

  8. Verdades como puñales.

  9. En general me ha gustado mucho el post. Me he reído de las críticas de LuisFA y sólo me queda decir que estuve allí y vi de todo, desde piquetes destrozando cosas, pasando por gente agrediendo a policías y también a policías cargando contra gente totalmente inocente. Pero sobre todo, sobre todo vi mucha, mucha gente, lo cual me sorprendió gratamente, y demasiados negocios abiertos, en los cuales esa gente consumía, lo cual me entristeció al instante…

  10. España es relativa, pero Cataluña, no. “Catalunya” es un absoluto.

Leave a Reply

Required fields are marked *