Españolizar: Diez ideas para Wert

Carantoñas para un niño catalán, Madrid 2012
Las últimas encuestas del CIS alertan de que los españoles tienen como principales preocupaciones el paro y la situación económica. Por eso, Wert, nuestro ministro de Educación, ha decidido anunciar que «el objetivo del Gobierno es españolizar a los niños catalanes». Eso, ministro, hagámoslo rápido, antes de que esos diablos se nos hagan del Barça.
Como vivo en Barcelona y supongo que, tras los recortes en Educación, los funcionarios deben estar pasándolas canutas para llevar a cabo el plan de rojigualdización catalán, pongo todo mi talento a su servicio. Tranquilo, ministro, que esto lo arreglamos entre todos.
Sin embargo, antes de ponerme a trabajar, quería preguntarle con qué patrón en concreto vamos a españolizar a los salvajes ¿Qué piensa, señor Wert? Yo, soy muy del patrón murciano, pero si usted quiere lo hacemos con el de Valladolid, que te salen mejor peinados y con buena pronunciación.
Como no hay tiempo que perder, podríamos hacer un plan de choque rápido.  Qué se yo, podríamos cambiar las tornas y que a partir de este año los desfiles de las Fuerzas Armadas se celebren en las Ramblas y la rúa de campeones de la Champions en la Castellana. Soy de la opinión de que los tanques hacen mucha patria y van a juego con lo marrón que se está poniendo todo. Por otra parte, he detectado que en estas extrañas tierras hay pequeños que trepan y hacen castillos, por aquí los llaman castellers, pero con una buena mano de pintura yo creo que nos valen como jóvenes costaleros. Si aguantan torres de ocho pisos, ¿no cree que serán capaces de aguantar también al Santísimo Cristo de la Buena Muerte? Piénselo y no se olvide de  recoger el camión de peinetas y rosarios que donan Cospedal y Santamaría para la causa.

Estoy seguro de que otro de los sectores de acción debe ser el estómago. La gastronomía es uno de los principales espacios donde la metrópoli está en clara recesión. No se puede permitir que aquí aprendan a restregar la hortaliza desde pequeños. Por eso propongo que Norma Duval, aprovechando que ya os hizo unas campañas para el partido y tendréis por ahí el contacto, imparta unos cursos educativos en los que se enseñe a los herejes que el tomate es sólo para el gazpacho o para el salmorejo. Ya me dirá qué le parece.

No desespere, ministro, no desespere. Si en algún momento siente que el ánimo por nuestra noble empresa desfallece, encienda el ordenador y consulte su olvidada cuenta de twitter. Mire los trending topics con orgullo. Otros españolistas han plagado la red social bajo los hashtags #ideasparawert o #españolizarEs con el único afán de demostrarle a usted que España es una y no cincuenta y una.

Con alba y viento de levante me despido, señor ministro, pero ya que le he hecho un favor me gustaría que me respondiera una pregunta  antes de seguir con mi labor evangelizadora: ¿No le extraña a usted que, a pesar de los peligros que nos acechan, la tercera preocupación de los españoles sea la clase política?

11. octubre 2012 by Carlos Torres
Categories: Sin categoría | 1 comment

One Comment

  1. Más de una a este tío no le entran en la cabeza. ¿Diez?, estas loco

Leave a Reply

Required fields are marked *