Remedios electorales

Os juro que son los presupuestos para 2013 y no la bandera del Vaticano”, San Critóbal Montoro.

Nadie ha conseguido determinar el origen de la sífilis en Europa. Se especula que alguno de los marineros que regresaron junto a Cristobal Colón de su viaje por las Indias pudo traer la enfermedad a bordo del barco. Por aquel entonces, en Portugal la llamaban “mal español”, en España “mal napolitano” y en italia “morbo francés”. Sea como fuere, la irrupción en 1497 de una gran epidemia en Nápoles trajo consigo una vertiginosa carrera médica en busca de la cura. La necesidad y la ignorancia hicieron que el mercurio se conviritiera en uno de los medicamentos más recetados contra la sífilis. Aunque el remedio consiguió matar a más personas que  la enfermedad de transmisión sexual en sí, el uso del metal sirvió para que se acuñara la frase de “una sola noche con Venus y toda la vida con Mercurio“.

Siglos después, otro plaga, la de la crisis económica contagió a Europa. En Alemania se le conoció como “mal español”, en España la llamamos “mal griego” y en Génova como “Zapatero”. La resaca de la primera epidemia se tradujo en la necesidad imperiosa de encontrar una solución rápida y eficaz que nos salvara del desastre. Ante la falta de soluciones socialistas, millones de españoles quisieron ver al líder de los populares como el remedio que el país necesitaba para revertir la situación. Para ellos, la noche del 20-N de 2011 en la que la mayoría absoluta dio el triunfo al PP fue su particular noche con Venus. Pero Rajoy no es de Venus, si no marciano, y los que se las prometían tan felices tardaron muy poco en darse cuenta que el prospecto que les habían leído en campaña meses atrás  no concordaba con la composición real de la píldora que iban a tener que tragar.

Ayer, se aprobaron en el Congreso los presupuestos para el año 2013 y los populares volvieron a demostrar que nunca  han tenido ningun tipo de dudas a la hora de escoger entre la Bolsa o la vida.  Si no que que se lo pregunten a los beneficiarios de la ley de la dependencia, a los inmigrantes ilegales enfermos o a los niños autistas que acaban de perder las ayudas complementarias para su enseñanza. Mientras tanto, el líder de los niñosbien se pasea puro en mano por el extranjero ocupándose de temas tan importantes como la soberanía de Gibraltar. Porque al señorito gallego no le gustará que los catalanes le monten manifestaciones con una bandera que no sea la española pero después se va a la ONU a confesar que en la intimidad llora con Braveheart. Qué pensarán ahora los que depositaron su confianza en un cirujano que cree que lo mejor para la salud democrática es que la masa permanezca callada cuando se enteren de que, aunque no iba en su programa, nos han vuelto a subir los impuestos para el año que viene. Y lo peor no es eso, lo peor es que, aunque yo nunca estuve con Venus, cada día me administran una nueva dosis de mercurio como remedio. Eso sí, con copago de por medio.

28. septiembre 2012 by Carlos Torres
Categories: Sin categoría | 1 comment

One Comment

  1. Pingback: Remedios electorales. Historia de la sífilis en Europa

Leave a Reply

Required fields are marked *