Rentería, el camino de la paz

la foto (4)

Presente y futuro en la Herriko Plaza de Rentería (Carlos Torres)

Los viernes por la tarde, sin importar cual sea el clima, una procesión pagana en la que los asistentes cargan con carteles con siluetas de presos disecciona el centro de Rentería hasta desembocar en la Herriko Plaza. La manifestación, a la que asisten desde históricos presos de ETA, como Txikierdi, hasta familias enteras con sus bebés en los carritos, discurre con la tranquilidad de la rutina. Finaliza cuando los familiares se suben a la escalinata de la iglesia cartel en mano y piden que sus familiares vuelvan a cumplir sus condenas a casa. En lo que dura la manifestación, incluso en el clímax final de la «Encartelada», decenas de personas cruzan la plaza sin reparar en los familiares, inmersos en sus conversaciones sobre cualquier asunto banal como el arbitraje del último Real Sociedad- Barcelona de copa.

Rentería ya no es la ciudad gris industria de los ochenta en la que esos mismos niños que ahora juegan al fútbol en la plaza jugarían entonces a coleccionar pelotas de goma y cuyos viejos disturbios forman parte del imaginario colectivo de la violencia en Euskadi. Rentería es ahora un pueblo que empieza a sacudirse el miedo del pasado y que quiere vivir tranquilo el presente:  «El problema aquí ya no es el terrorismo, es el trabajo«, relataba una mujer al pie de la ría que parte en dos la ciudad. Muchos de los vecinos, sin importar la ideología que defienden, pues las crisis no entienden de fronteras, apuntalan esa opinión en las calles del casco antiguo. Aún así, todavía es difícil que testimonios tan inocentes como estos se atrevan a compartir su opinión con una cámara delante. Como un viejo tic heredado de los años más duros, muchos se protegen con el impermeable del silencio a la tormenta de las críticas. «Ya no me va  a amenazar nadie, pero tengo un negocio y quiero vivir en paz. Aquí entra gente de todo tipo y no quiero molestar a nadie«, cuenta la mujer antes de volver por donde vino.  Muy cerca de allí, la eterna papelera, uno de los últimos focos activos de aquella urbe entregada a las fábricas,  inunda con su columna de humo blanco el paseo de decenas de jubilados. Algunos de ellos cuentan que el pueblo está mentalmente dividido en dos: el centro, de tradición abertzale, y las zonas residenciales que lo rodean, como Beraun, donde mayoritariamente residen los vascos hijos de inmigrantes extremeños, castellanos o andaluces y tiene su sede la peña madridista de Rentería. En ambas geografías se quiere cartografiar la paz, dejar atrás la estela de los peores instintos: «Vamos a tener que tragar todos sapos y culebras, pero yo creo que la cosa ya no tiene vuelta atrás«, dice un hombre tras  la barra de un céntrico bar que sin ser una herriko taberna está decorado con toda su liturgia.  Ellos tampoco quieren narrar su experiencia para la televisión, tienen miedo que la ingeniería legislativa les acabe auscultando cada palabra en busca de un delito que poder atribuirles.

Sin embargo, aunque para los ojos forasteros sea fácil polarizar la sociedad, posturas a priori irreconciliables comparten a menudo el mismo techo. Como la madre que tuvo un hijo preso y tiene el otro ertzaina, o el hombre que tiene un familiar encarcelado y un cuñado Guardia Civil: «en las cenas de Navidad sabemos que no se puede hablar de política«, relata desde la marcha circular de la encartelada. Las campanas de Rentería son conscientes de esos silencios cuando además marcar las horas parecen señalar también el tiempo perdido en estos años de atentados, torturas, amenazas y miedo. Como el reloj detenido de aquel cartero que murió al echar una carta bomba que habían preparado los GAL en el buzón de un dirigente de Herri Batasuna o como aquel Guardia Civil que tuvo la negra casualidad de ser asesinado por ETA cuando hacía una sustitución momentánea de tres días.

Como pudo verse en el Salvados de anoche («Tres días en Errentería»), todas las fuerzas políticas del pueblo se unieron en un ciclo de cine junto a víctimas de todo tipo para dejar a un lado las diferencias y dar un pequeño paso al frente: Escucharse para empezar a entenderse. Tres de ellos volvieron a sentarse en una misma mesa para la grabación del programa: «Algo que hace solo dos años hubiera sido impensable«, dice uno de los protagonistas a cámara. Un paso que no se hubiera dado sin que los vecinos exigieran vivir tranquilos para poder crear un futuro en paz. «Tengo una hija que nació hace año y medio, no sabéis lo que supone para mí que haya nacido sin violencia«, contaba emocionada una de las ediles del PNV. «Yo no quiero trincheras, no quiero guerra, quiero convivencia (…) hemos vivido juntos y no nos hemos conocido«, decía ayer Chema Herzog, concejal del PP, en la emisión de La Sexta. Por suerte, parece que él no es el único dispuesto a domar sus rencores en Rentería y abrir el diálogo al prójimo. Quién sabe, quizás puedan elegir para tomar un zurito la casa del pueblo del PSE en Rentería, que tras veintiocho veces asaltada abrió el año pasado por primera vez una terraza al aire libre.  El trayecto será largo y complicado para todos, pero como dice un viejo refrán coreano: «Camino empezado es mitad del camino recorrido«.

31. marzo 2014 by Carlos Torres
Categories: Uncategorized | 16 comments

Comments (16)

  1. Un gran programa en el que me quedo con una frase de Herzog alabando a sus compañeros del PP vasco y cerrando con una frase lapidaria: «En el PP vasco no tenemos cuentas en Suiza».

  2. Errenteria, camino de la paz en una E.H. independiente.

    1.- Chema Herzog miente. Pertenece a una banda criminal que está asolando la economía, mediante la institucionalización de la corrupción, del todavía estado plurinacional conocido como Reino de España.

    2.- El P.S.E. es una organización neoliberal y monárquica. Ha hecho tanto daño como el Pp en E.H. y fuera de ella.

    2.- El nombre oficial de la ciudad es Errenteria, a todos los efectos.

    3.- La paz es un logro de los ciudadanos de E.H., no del estado español. Es a ellos a quién beneficia.

    4.-Sin rencor, naturalmente. Pero a cada uno, lo suyo. Y a ti, querido articulista, el Fondo de Reptiles.

    • De quien es un logro la paz? de esos dos borregos hablando en la Herriko?
      Los únicos impresentables de todas las entrevistas, instalados en su mantra.
      El resto como bien se vio en las entrevistas tendiendo la mano y dando una oportunidad a estos impresentables que no se merecen ni el aire que respiran.
      La paz gracias a que las FCSE han trabajado para que estos gudaris del tiro en la nuca se vayan a los hoteles del Estado.

  3. A ver, para la lumbrera llamada Maravillana:

    1.- Aquí la única banda criminal es ETA y sus ramificaciones. Cuando dejen de hacer el payaso (con perdón de los payasos) y entreguen las armas, sin charlotadas con comisiones de vigilancia, se puede empezar a negociar lo que quieras.

    2.- E.H no existe se lo inventó un paleto nazi llamado Sabino Arana

    2.- El nombre oficial de la ciudad es Errenteria, a todos los efectos o según se mire. En England London, aquí Londres

    3.- La paz es un logro de los ciudadanos de España, mal que te pese

    4.-Sin rencor, naturalmente. Pero a cada uno, lo suyo. Maravillana eres un reptil

    • A ver, ya vale de decir que Euskal Herria lo inventó Sabino Arana. Este lo que hizo fue dar el nombre político Euskadi (Euzkadi en su momento) a una realidad cultural llamada Euskal Herria, la cual aparece citada, por ejemplo, en textos de Etxepare del siglo XV. Mirad de paso los mapas que usaba José Bonaparte. Ya vale de difamar sin documentarse

    • para ignorante que eres… EH no lo invento Arana ni dadie el solo invento la palabra Euskadi… no sabes lo que dices y vas de sabio en fin asi va spain… de culo, con tanto sabio suelto… y a lo demas oidos sordos… entiendes?

  4. El país es inmemorial,bla,bla,bla…
    Lo inventó,o no, bla,bla,bla….
    Todos somos héroes de y por la paz,bla,bla,bla…
    Siempre bla,bla,bla…

  5. Pues al único que vi desencajado, rebotado, irascible, troglodita, sin reconocer nada, sin ofrecer nada y por si por él fuera volviendo a las armas fue el abertzale moreno del bar. Daba miedo. No reconicía nada de los errores que han cometido. Vamos como el comentario de Maravillana. Una gozada de cojones.

  6. Me he pasado 10 años en ese pueblo y todo sigue igual, simplemente callan por que ahora están ellos ordeñando la vaca, pero de buenas intenciones na de na.
    Conozco al pájaro bizco y a su colega que salieron en la Herriko, son más malos que la quina y no hace falta ser ningún lumbreras para escuchar sus opiniones y deducir que siguen instalados en el mismo discurso de siempre.
    Esta es una sociedad enferma donde a todo le dan la vuelta y al final va a ser que la gente honrada han sido los malos de la película de terror.
    Son dañinos hasta la muerte y nunca cambiaran.

    • Otro lumbreras… manipulais todo vosotros sois los que teneis la absoluta verdad y los demas todos malos. Espalña maracilla de la eternidad creada por Dios el mismo monento que al mundo… y ademas admirada por todo el orbe. jua jua jua viajar un poco y vereis que sois en el mundo… eso si chulos de cojocones… asi os va que sois incapaces de miraros siempre mirando a lso demas…

  7. Estoy totalmente de acuerdo contigo, es más yo diría que me gustaba mucho mas el Rentería de las barricadas en la carretera general y las huelgas que demostraban que la venta estaba viva , no esto que hay ahora que da pena

  8. La gente viva ahora perecen totamenta Zoombis

  9. abajoloscaraduras:

    Te atreves a afirmar que el Pp no es una organización criminal. En E.H., y en tu pueblo, majete. Delicuentes muy peligrosos. Con la ley, y sin ella.

    Con eso te lo dices todo. Mientes en todo.

  10. En cuanto a lo de reptil, jajaja: mírate.

    Vamos, mírate a ti mismo. ¿Para quién trabajas, en dónde, por qué?

    Vete a la mierda, hombre, a borbonear a otra parte, antidemócrata asqueroso.

  11. Partiendo de la base que Rentería fue fundada como villa sobre el antiguo barrio de Orereta por Alfonso XI de Castilla está ya todo dicho.

    Desde entonces ha sido imposible civilizar la zona

  12. Maravillana, un detalle:

    A ver si lees más y viajas más que viene muy bien.

Leave a Reply

Required fields are marked *