Carta abierta al ministro Wert

werters

Señor ministro Wert: hoy es el último día de trabajo de un profesor. Después de cuarenta años de servicio, cuando el timbre conceda permiso a los niños para irse a sus casas y la merienda desaloje a la madre más rezagada de la puerta, el maestro cerrará por última vez el libro y colgará para siempre la tiza. Habrán pasado entonces cuarenta años y casi tres generaciones por sus cuadernos de programación, un pueblo y un país que han ido modernizándose ante sus ojos. Lejos queda ya aquella pequeña primera aula en la habitación de una casa particular de los últimos alientos del franquismo, cuando una legión de alumnos se hacinaba en los pupitres y se necesitaba la palmadita en la espalda del cura de turno y el certificado de adhesión al Movimiento para poder trabajar al servicio del Estado. Recuérdelo, seguro que también tuvo que hacerle la rosca ficticia al régimen en aquellos 70 en los que usted todavía militaba en Izquierda democrática y empezaba a impartir clases en la Complutense.

Pero no nos desviemos, el profesor que hoy abandona la enseñanza tiene más o menos su edad y está cansado de pelear con leyes propuestas desde sus lejanos despachos por tipos como usted. Sería muy difícil enumerar aquí todas las siglas que han gobernado los colegios desde que el docente impartía clases en Terrassa y quedó sorprendido con cómo los alumnos hacían horas extra pagadas por los padres para poder aprender su lengua. ¿Diez, doce, quince?  es imposible enumerar el vaivén de legislaciones que ha vivido la enseñanza desde entonces.  Normas pensadas por teóricos de salón que nunca se han enfrentado a esas 30 o 40 ávidas fieras que poblaban los cursos en las escuelas de los ochenta. Quiero creer que es el desconocimiento y no la crueldad lo que les ha llevado a sepultar una por una todas las conquistas ganadas por esa generación de maestros que ahora se nos va y que fue de esas primeras hornadas de españoles que vio cómo el sexo no era una razón para separar a los alumnos por un muro.

¿Se acuerda cómo era todo entonces? Mi abuelo siempre nos contaba entre risas aquello de “ganas menos que un maestro de escuela”. Y bien cierto que era muy poco lo que ganaban y poco hubieran seguido ganando de no ser por su lucha de huelgas indefinidas, de pelea unida contra el Ministro de turno. Perdón si le saco esto ahora, precisamente a usted que ha permitido que las autonomías como la valenciana bajen el sueldo a sus profesores. Ya sé que me dirá que las cosas van mal, yo mismo me he dado cuenta. Pero si usted hubiera aprendido algo de los profesores a los que ordena sabría que en las clases hay que hacer más esfuerzos por los que se quedan atrasados y no premiar sólo a los más avispados. Esto es, nada de concertadas mientras las públicas necesiten inversión. Hágase a la idea señor Wert que usted, con su desidia, ha inventado la máquina del tiempo que ha sido capaz de transportar a todo un país más o menos cuarenta años: Ha subido el número de alumnos por clase, ha eliminado las pagas extras a los funcionarios, ha vuelto la religión puntuable a las escuelas y, apoyando con ayudas la segregación de sexos, ha dejado que los sacerdotes ya no nos den palmaditas si no más bien bofetadas a nuestra inteligencia. Supongo que, en su afán por españolizar, tampoco le importaría que el catalán volviera a ser financiado exclusivamente por los progenitores.

Señor José Ignacio Wert, le escribo con la única intención de que, si  leyera esta carta por algún azar de la vida, pudiera yo al menos amargarle un café porque no hay derecho a que el profesor que hoy se marcha tenga que irse triste con la Educación que usted nos deja.  Recuerde siempre que un gobierno justo tendría que ser digno con sus educadores. Escuchadnos vosotros también profesores, os perdimos perdón por haber dejado que ministros así se nos hayan subido a la chepa. Gracias por vuestra dedicación, vuestro trabajo y vuestro esfuerzo en estos tiempos. Gracias por estos cuarenta años, maestro.

14. octubre 2013 by Carlos Torres
Categories: Uncategorized | 14 comments

Comments (14)

  1. El ministro Wert pasará a la Historia de la Educación como Atila por un campo de hierba.

    http://masclaroagua.blogspot.com

  2. Un ejemplo más de cómo cierta prensa manipula la verdad. Sr. Torres, todos los males que usted denuncia, son consecuencia de las únicas leyes que han sido aprobadas en España durante la democracia, que son las socialistas. Usted podrá manipular con los males que achaca a Wert, pero si el sentido común, no estuviera invadido por la ideología, cualquier persona medianamente inteligente podría ver que sólo se le podrá achacar a Wert los males de la educación en España el día en que su reforma sea aplicada. Y hasta la fecha no ha sido. Así que si su intención con este artículo ha sido aportar luz, ha perdido el tiempo. Aunque mucho me temo que sea otra bien distinta.

    • Van a tener razón los del informe PISA con lo de la comprensión lectora amigo Yomismo. Que no has leído que su intención está manifiesta: “Amargarle el café al ministro Wert”.

      Por lo demás, creo que dice varias siglas. Wert es el último y por eso el más importante de los que nos vienen retirando las garantías.

    • Tiene usted razón señor Yomismo, a juzgar por su deficitaria comprensión lectora la educación ha debido estar muy jodida. Para empezar, lo que Torres denuncia son las pretensiones (observe, prefijo ‘pre’ que significa previo, anterior) de Wert para con la educación (a saber, aumento de ratios, recortes salariales, preferencia por la concertada en detrimento de la pública, adoctrinamiento católico, segregación, incertidumbre con las lenguas cooficiales, etc). A las leyes educativas socialistas se les podrán achacar problemas relacionados con la metodología; metodología que, por cierto, no cambió el PP en sus 8 años de Gobierno, pero la LOMCE aspira a un cambio de modelo puramente ideológico, que es precisamente lo que usted lamenta, la invasión ideológica. Lo que Carlos Torres pone de manifiesto es el miedo a lo que pueda ocurrir con la educación cuando la reforma de Wert entre en vigor, no busca arrojar luz sobre nada, sólo expresa un temor ante lo que puede depararle a la educación en este país. De modo que o es usted quien manipula o, repito, tiene usted graves problemas a la hora de comprender lo que lee.

  3. Pingback: Carta abierta al ministro Wert

  4. Esto es un ejemplo de profesores que nos cuestan el doble para enseñar la mitad.. y no una mitad didáctica, si no una mitad sectaria.
    ¡¡Manda huevos¡¡

    • Lo que manda huevos es que estemos regalando dinero a la privada y la concertada: eso no nos cuesta ¿no? como es para adoctrinar con nuestro dinero os calláis.

  5. Somos muchos los que compartimos las tristezas de este profesor que se jubila.
    El ministro Wert sera encumbrado a los altares, sin duda la conferencia episcopal se frota las manos, ya tenemos religion que cuenta para la nota y ya volvemos al catecismo de los tiempos franquistas.
    Tambien los ricos estan de enhorabuena, se van a quitar de un plumazo la competencia de muchas criaturas que no tendran los recursos economicos para estudiar. Es verdad, hay que preocuparse de los mejores, los otros son carne de cañon como lo han sido siempre.

  6. Para Ana, y Migueldel queso. No os pongo orejas de burro, porque seguro que ya las lleváis. Tanto hablar de comprensión lectora, y ni siguiera sabéis lo que escribís vosotros. Un consejo, leed con calma el artículo del Sr. Torres, seguramente necesitaréis dos o tres lecturas y quizá ni con eso lo comprendáis. Pero yo os facilito: “Hágase a la idea señor Wert que usted, con su desidia, ha inventado la máquina del tiempo que ha sido capaz de transportar a todo un país más o menos cuarenta años: Ha subido el número de alumnos por clase, ha eliminado las pagas extras a los funcionarios, ha vuelto la religión puntuable a las escuelas y, apoyando con ayudas la segregación de sexos, ha dejado que los sacerdotes ya no nos den palmaditas si no más bien bofetadas a nuestra inteligencia”. ¿ A que sí dice lo que digo que dice? ¿Qué, no lo veis? Entonces es un problema vuestro, irresoluble. Volved a primaria, pero con otro sistema educativo, que este, por lo que se ve, no os ha formado lo suficiente

    • Yomismo, sigues metido en tu mismidad y no te enteras de nada. Precisamente el párrafo que escribes es el que deja claro y diáfano que no te enteras. Te traduzco. “La sociedad ha avanzado en cuarenta años en educación. El ministro Wert con su ley nos hará retrotraernos al pasado”. Como bien podemos saber todos aquellos que, como yo, por ejemplo, ya sufrimos en su día la escuela franquista. Tú, si quieres, puedes seguir sin enterarte y echando la culpa de todo a zetapé.

      • Este foro está lleno de bocazas y simplones, Js, nada de lo que tú escribes, y que veo q tampoco entiendes, desmiente lo que yo he escrito. ¿Eres de la misma promoción que los otros, verdad? Madre mía, ¡¡¡cuánto analfabeto funcional!!!

  7. Hasta los niños de 12 años se dan cuenta de la manipuladora estafa de la asignatura de Religión. http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2013/10/hasta-los-ninos-de-12-anos-se-dan.html

  8. “El profesor que hoy se marcha” lo hace dejando tras de sí un fracaso escolar del 25%, que no sólo es el más alto de toda Europa, sino que dobla con creces a la media de toda la UE, y Wert no tiene ninguna responsabilidad en eso. ¿Se marchará muy satisfecho nuestro profesor, señor articulista?

Leave a Reply

Required fields are marked *